La humedad lejos de tu puerta

Uno de los problemas más habituales que pueden ocurrir en las puertas de madera de nuestras viviendas es la aparición de humedades. Para que surja este problema no es necesario que se produzca ningún tipo de fuga de agua o filtración en las paredes o en las puertas.

En las zonas de la casa que más posibilidades hay de que se produzcan humedades son el baño y la cocina. La humedad en las puertas de estas habitaciones hace que éstas terminen combándose debido al calor y la humedad que producen las duchas de agua caliente en el baño o, en el caso de la cocina, el vapor que desprenden las ollas al guisar.

Otros condicionantes de la aparición de humedad son el clima, ya que hay algunos lugares que tienen concentración de humedad mayor; o la falta de ventilación en la habitación.

Debido a la humedad, las puertas se hinchan y no encajan, lo que provoca que no cierren correctamente. Una solución para este problema sería contactar con un carpintero que lije la puerta para que cuadre de nuevo en el hueco original. Pero, después de este arreglo, si las condiciones climáticas continúan siendo las mismas, la puerta continuará deteriorándose hasta llegar a un punto en el que el desgaste sea tan grande que nos veamos obligados a cambiarla.

Por esto motivos, para evitar la humedad en la cocina, lo mejor es acordarse de abrir el extractor o una ventana cuando estemos cocinando.

En el caso del baño, al no tener extractor, tenemos que dejar la ventana abierta, o si no tenemos, la puerta, evitando así la acumulación de vapor. Estos consejos no sólo evitan el deterioro de la puerta, sino también de otros muebles del hogar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>