Cómo evitar que una puerta roce en el suelo

En ocasiones nos encontramos con que al abrir o al cerrar una puerta, el movimiento no es tan suave como debería ser y además escuchamos y notamos que la parte baja roza en el suelo. Esto se debe en ocasiones al paso del tiempo y sucede, generalmente, al desgaste que va sufriendo la madera de la puerta o incuso a que los tornillos que deberían estar bien apretados han ido sufriendo un desgaste con el uso.

Además, las puertas también pueden absorber la humedad, provocando que poco a poco se vaya hinchando y termine rozando en el suelo, mientras que deberemos tener cuidado de tener las bisagras en un perfecto estado para que todo marche como es debido.

Pero si hemos llegado a ese extremo y la puerta llega a rozar el suelo, deberemos localizar dónde se encuentra el problema y en el caso de que la bisagra esté desgastada o los tornillos se encuentren en estado de deterioro, lo más adecuado será cambiarlo al completo.

Ahora bien, si el problema se encuentra principalmente en el roce de la zona inferior con el suelo deberemos colocar un papel de lija debajo de la puerta y fijarlo debidamente, Entonces procederemos a abrir y a cerrar la puerta hasta que el problema se vaya solucionando.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>